Joyas para regalar en san valentin

En la habitación de cualquier señorita generalmente tiene un cofrecillo que contiene alhajas y además bisutería del pasado que en la actualidad no se las ponen ya que están deterioradas o incluso por no recuerdan que las tienen.

Un gran número de estas piezas como por ejemplo collares y pulseras pueden valer en el caso de que se limpien con aplomo para que brillen igual que en otras épocas.

Muchas de estas joyas eran de tonos plateados y dorados dado que fueron hechas con minerales que con los años y el ambiente se han oxidado. Lo que un comienzo sería necesario es realmente concretar la clase de mineral y también el color que tienen actualmente.

La gran mayoría de los regalos originales están bañadas en oro no obstante con el paso de los años pierden el chapado y de ninguna manera se puede volver a conseguir esa tonalidad debido a que habría que recubrirlas nuevamente de oro y sin duda es más adecuado adquirir una pieza nueva, mientras que sea de un metal que no cueste mucho dado que en el momento que son de plata buena tienen un coste más elevado.

La plata envejece bastante peor que la mayoría de los metales además de que no es fácil de limpiar. Para poder adecentar algunos aretes debería de emplear un paño que no esté sucio y posteriormente darle con brío intentando que el tono oscuro no se vea, sin embargo si no acaba de quitarse tenemos métodos que suelen dar mejores resultados como serían el zumo de limón, el bicarbonato o la pasta de dientes. No use constituyentes químicos que podrían calcinar la plata además de que se arriesga a causarle heridas en los ojos o las manos si le cae ese producto.

Si dentro de su estuche abundan los pendientes y las sortijas de plata y desea que estén bien tendrá que limpiar estas joyas con ayuda de compuestos buenos.

En ocasiones en esas cajas existen pulseras que están estropeadas y por supuesto es preciso ir a una joyería con el propósito de que las arreglen, pero sin embargo en muchas ocasiones resulta menos económico que adecentarlas a través de ciertos métodos que se encuentran on line.

Observamos individuos con regalos de cumpleaños que no cuentan con un cofrecillo con el propósito de meter las joyas y las meten dentro de cajoneras, de ese modo se pueden perder gargantillas debido al desorden.

Las señoras conservan un gran número de pendientes y lo más inteligente va a ser tener un estuche grande de varios departamentos para meter perfectamente cada pieza de joyería. Los guardajoyas se consiguen en supermercados y naturalmente en tiendas de joyas donde va a poder adquirir el que más le convenza y obviamente se acople al sitio que tenga en su vivienda. No se olvide de guardarlo donde no sea fácil encontrarlo para no correr el riesgo de que le roben.

Las alhajas de gran valor suelen venir dentro de estuches para resguardarlas de golpes e incluso rasguños, en muchos domicilios se pueden encontrar piezas de joyería que han costado mucho dinero. Si tiene que desplazarse a otro lugar y no dispone de un seguro por hurtos en la casa, llévese las alhajas del hogar, pues suelen quitárselas los delincuentes puesto que pesan poco e incluso si se da el caso de que son de oro es posible acuñarlo y llegar a venderlo a joyeros sin ninguna conciencia que luego lo usan con el objetivo de crear colgantes.

Comparte este post....Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInDigg thisShare on Tumblr